Arxiu de la categoria: Govett Martín André

André Govett – Coneix els nostres poetes – Setmana de la Poesia

Imagen1André Govett Martín va néixer a finals del segle XX (Set. 1994). Als catorze anys va començar a escriure poesia. Devorador de llibres des de la seva infància, ha desenvolupat la seva faceta artística al llarg de vuit anys en els quals ha intentat diverses formes d’art; partint de la música i passant pel dibuix i la pintura per finalment trobar la seva vocació en l’escriptura. Ha guanyat els concursos de poesia i prosa per Sant Jordi del seu Institut.

Actualment tracta de compaginar els seus estudis amb l’escriptura d’una novel·la amb la que porta diversos anys de treball i amb la creació de nous poemes.

 

Mentiras

Mentiras

Sean dudosas o acertadas,

Sean creíbles o inconcebibles,

Sean adornadas o sin adornos,

Sean vestidas o desnudas,

Sean fingidas o auténticas,

 

Siguen siendo eso…

Mentiras

TRECE HOJAS Y UNA PLUMA SIN TINTA

La escritura es una terapia. Gracias a ello hoy podemos disfrutar de océanos de poemas maravillosos, entre los que se incluyen los de Petrarca, los de Garcilaso, los de Bécquer… es decir, las más gloriosas construcciones verbales, que tanto nos ayudan a sobrellevar la existencia, un proceso no siempre fácil en el que nos vemos implicados sin haberlo solicitado.Algunos, los clásicos, apenas dejan entrever esas penas que los incitan a la expresión; otros, los románticos, muestran sus oscuridades de una manera más evidente. Los barrocos lo hacen de un modo más cargado de retórica; los clásicos se inclinan por la pureza y la claridad de la expresión.

André Govett, como joven que es, expresa sus vivencias de una forma romántica, sin mucho encubrimiento. Así, en estos poemas nos habla del dolor de la existencia, muchas veces como consecuencia de las inevitables catástrofes amorosas; de la muerte, del amor por ella y de la añoranza por la vida una vez muerto; de la desesperanza, de la sensación de alienación, del arrepentimiento… En este romántico ámbito doliente, en alguna ocasión también aparece una tendencia a lo oscuro, a lo demoníaco. Pero también surge algún rayo de luz, aunque teñido de tristeza al constatar la insuficiencia de la palabra para expresar la identidad de la persona amada.

Son textos de un autor joven, que afina su instrumento antes de alzar el vuelo a través de una partitura gloriosa.

Miguel Ángel Iñarra Lago